19/9/14

Unión Financiera Baloncesto Oviedo 74-77 Melilla Baloncesto


Unión Financiera Baloncesto Oviedo: Álvaro Muñoz (17), Joan Creus, Agustín Prieto, Juan García (12), Beau Levesque (2) –quinteto inicial–, Álex Velasco, Lander Lasa (3), Andreas Schreiber (6), Ferrán Bassas (9), Diego Sánchez (6) y Víctor Pérez (19).

Melilla Baloncesto: Devin Wright (12), Carles Bravo (18), Adrián Laso (4), Álvaro García (2), Quique Garrido (6) –quinteto inicial–, Pelayo Larraona, Giorgios Tsiaras (11), Edu Gatell (17), Eric Sánchez y Joan Tomás (7).

Parciales: 13-24, 16-24, 16-15, 29-14.

Árbitros: Jesús Marcos Martínez Prada y Omar González, del Comité Asturiano. Excluyeron por cinco faltas a Giorgios Tsiaras.

Incidencias: Alrededor de 250 espectadores acudieron al Polideportivo Municipal de Pumarín. En los últimos minutos del encuentro, el dispositivo de 24 segundos de la canasta ubicada a la izquierda del banquillo del Oviedo sufrió problemas técnicos, lo que provocó confusión en la cancha y en la grada.

Crónica: Da igual que sea pretemporada y que hubiese algo más de doscientas personas en Pumarín con ganas de conocer a la nueva plantilla: su magia siempre está ahí. Un Oviedo que había jugado dos amistosos ante dos equipos de Liga EBA –el BVM2012 en La Felguera y el que disputó frente al Eurocolegio Casvi de Madrid a puerta cerrada en Pumarín el pasado sábado– recibía a un Melilla Baloncesto muy renovado. Como dijo Guillermo Arenas horas antes en un programa regional radiofónico, su plantilla se iba a centrar en defender bien, y, en la segunda parte, lo hizo. La escuadra asturiana comenzó con una defensa individual que tras el parcial inicial de 0-6 la cambiaba por una zona 2-3 que dio resultado y sumada al acierto anotador, especialmente de Álvaro Muñoz, hizo que el Unión Financiera lograra un parcial de 10-2 con el que se ponía dos arriba, su máxima ventaja en todo el choque. El Melilla reaccionó y fue aumentando su renta hasta colocarse nueve arriba, que obligaba a Guillermo a solicitar un tiempo muerto. Tras él, los de Alejandro Alcoba continuaron dominando el partido. 


El segundo cuarto comenzó con un triple de Víctor Pérez, uno de los mejores del partido, y un tapón de Andreas Schreiber. Acto seguido, Edu Gatell protagonizaba una de las acciones del encuentro: un espectacular mate a una mano. El Melilla seguía desplegando un buen juego que, tras el descanso, se terminó: los pupilos de Guillermo salieron con el cuchillo entre los dientes y empezaban a reducir la amplísima diferencia gracias a un 2+1 de Juan García y a una defensa individual que ahogaba al Melilla. Al final del tercer período, después de un intercambio de canastas el OCB solo podía rebajar la diferencia a dieciocho puntos, pero el encuentro, como ya nos tiene acostumbrado este equipo, no había terminado. Un triple de Juanjo que, en realidad, no era un tiro sino un pase de alley-opp y un robo de Ferrán que finalizaba en triple de Víctor protagonizaban algunas de las acciones que acercaban al OCB a la remontada. 


Alcoba, cabreado, solicitaba un tiempo muerto que no lo serviría para mucho ya que el conjunto carbayón continuaba con su buen juego. Una recuperación de Ferrán que acababa con una falta antideportiva de Tsiaras hacía posible el milagro. Tras esta jugada, dos lanzamientos convertidos desde el 6,75 por Víctor y Diego lograban que el OCB estuviese uno arriba a falta de menos de un minuto. Pero las cosas se truncaron tras dos canastas de dos puntos del Melilla que provocaron que el Oviedo no lograse la victoria, aunque el público se marchó con un buen sabor de boca.
El próximo lunes día 22, a las 19:00 horas, habrá una nueva fiesta del baloncesto en Pumarín ya que el equipo ovetense se medirá al Bilbao Basket de Liga Endesa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario