21/1/13

Victoria ante Universidad de Oviedo (66-52)


Fuente: http://www.ensinolugo.com/ampliar.asp?id=769

Misión cumplida. Llegó la victoria número siete, ante un rival que se sabía inferior pero que se confirmó digno del máximo respeto. Y es que el Universidad de Oviedo lució en el Pazo sus mejores armas: defensa en toda la cancha a base de agresividad y mucha rapidez en cortar las opciones de contragolpe del equipo rival.
Las nuestras entraron en el partido algo frías, y el aro rechazó muchos de sus primeros tiros a canasta. Hacía falta más concentración en las jugadas y más intensidad defensiva para poner orden en un partido algo descontrolado. El cambio de rumbo se concretó en la segunda parte del segundo cuarto, cuando un par de buenas ayudas en defensa y un par de robos dieron alas a canastas en transición y contragolpe rápido. Fue la recuperada Nerea a protagonizar esa fase del partido, pese a no estar fina en el tiro de lejos (0 de 6 en triples en los 38 minutos que jugó) mientras que Verónica dominaba el rebote (hasta 21 en 35 minutos)  y Mireia iba creciendo minuto tras minuto, hasta firmar la que ha sido posiblemente su mejor actuación en lo que va de temporada. La veterana causó baja en la segunda parte tras una torcedura de tobillo.
Algo menos efectiva que en otras ocasiones resultó Yaiza, aunque supo concretizar en tiros libres (9 de 13) la cantidad de faltas (9) que le hicieron las “repartidoras” rivales.  Y a Ana le tocó el trabajo más complicado del día: algo sola contra la fuerte presión de las rivales sobre el balón, pasó varios momentos difíciles aunque supo reaccionar con recuperaciones (6) y tampoco tuvo su mejor día con los árbitros, que pasaron por alto varias intervenciones más que dudosas de la defensa asturiana sobre sus intentos en penetración y contragolpe.
Los nueve puntos de ventaja acumulados al descanso bajaron excesivamente la tensión de las nuestras, y a la vuelta a la cancha se tardaron 5 largos minutos en anotar. Luego, afortunadamente,  no hubo ansiedad para volver a meter canastas, sino más intensidad en defensa, lo cual se tradujo en un progresivo dominio en el marcador, tanto que en el minuto 35 el Oviedo había metido tan sólo 38 puntos. En los 5 minutos finales las del banquillo les concedieron hasta 14 puntos, fruto en parte, quizás, del mucho frío pasado sentadas en un Pazo que en estas épocas resulta realmente muy poco acogedor.
En las estadísticas de equipo aparecen 24 balones perdidos, en un apartado que representa la principal asignatura pendiente de cara a lo que queda de temporada. El equipo sigue dando la sensación de no haber enseñado todavía su mejor cara posible. Y es que, entre otras cosas, hay que tener en cuenta que desde la jornada 3 hasta esta última (la número 12) nuestro Ensino ha jugado siempre con una baja importante (de una u otra jugadora-clave) entre sus filas. Ahora queda pendiente la recuperación de Claudia para devolverle el máximo potencial físico y técnico al conjunto. Las lesiones no sirven de excusa, porque son parte del juego, pero también hay que tenerlas en cuenta, para explicar que hay buenos motivos para seguir siendo optimistas sobre el futuro en esta liga.



No hay comentarios:

Publicar un comentario